Imperio romano

Así es el guardabrazos reconstruido de la armadura de un legionario romano

Un equipo de restauradores de los Museos Nacionales de Escocia ha reconstruido de manera muy minuciosa un guardabrazos de época romana que hace dos mil años habría portado un legionario romano que vivió y luchó en la frontera norte de las islas Británicas.

Bethan Bryan durante los trabajos de restauración del protector de brazo de época romana.

Bethan Bryan durante los trabajos de restauración del protector de brazo de época romana.

Bethan Bryan durante los trabajos de restauración del protector de brazo de época romana.

Duncan McGlynn / National Museums of Scotland

Las excavaciones llevadas a cabo en 1906 en Trimontium, un fuerte construido por los romanos durante la primeras incursiones romanas en las Tierras Altas escocesas, sacaron a la luz los cimientos de varias estructuras, monedas y cerámicas. Pero también se encontraron los restos de panoplias legionarias: una colección de armaduras romanas, cascos de caballería ornamentados y diversos accesorios para caballos como placas de bronce para las sillas de montar.

Así, junto con los restos de la parte inferior de un guardabrazo datado en el siglo II d.C., las excavaciones documentaron más de 100 piezas de latón algunas de las cuales aún conservaban restos de correas de cuero unidas al metal. Estos elementos fueron depositadas en los almacenes del Centro de Colección de los Museos Nacionales de Escocia

Ahora, los restauradores de la institución han decidido ensamblar este singular guardabrazo para mostrar al público el aspecto de una pieza excepcionalmente rara de encontrar. Gracias al trabajo de los restauradores, esta pieza podrá admirarse en las vitrinas del Museo Británico en el marco de la gran exposición Legión: la vida en el ejército romano.

Artículo recomendado

Legio XI Claudia Pia Fidelis

¿Cómo estaba organizada una legión romana?

Leer artículo

La dura vida del legionario

"Se trata de un objeto increíblemente raro, y es estupendo que esta exposición nos haya dado la oportunidad de reconstruirlo. La transformación es asombrosa. Ahora que vemos su aspecto original podemos imaginarnos al legionario que lo llevaba. Era a la vez un símbolo de protección y de estatus: el latón era caro y habría brillado como el oro. Ofrece una vívida conexión con este importante período en el que Escocia se asentaba en la frontera norte del Imperio romano", ha manifestado Fraser Hunter, Conservador Principal de Arqueología Prehistórica y Romana de los Museos Nacionales de Escocia. 

"Se trata de un objeto increíblemente raro, y es estupendo que esta exposición nos haya dado la oportunidad de reconstruirlo", afirma el conservador Fraser Hunter.

Las piezas del protector de brazo tuvieron que ser numeradas para poder ser colocadas correctamente por los restauradores.

Las piezas del protector de brazo tuvieron que ser numeradas para poder ser colocadas correctamente por los restauradores.

Las piezas del protector de brazo tuvieron que ser numeradas para poder ser colocadas correctamente por los restauradores.

Duncan McGlynn / National Museums of Scotland

Asimismo, la conservadora adjunta de los Museos Nacionales de Escocia, Bethan Bryan, ha afirmado que "ha sido un privilegio trabajar en una pieza tan extraordinaria de la historia de Escocia. El tratamiento de este antiguo rompecabezas exigió una cuidadosa consideración y era importante asegurarse de que podíamos exponer la pieza de la forma más parecida posible a como habría sido hace 2.000 años. Estoy encantada de que ahora el público pueda contemplarla desde una nueva perspectiva y de que se haya conservado para disfrute de las generaciones venideras".

Artículo recomendado

imagen del guantelete del siglo XIV encontrado en el castillo de Kyrburg.

Descubren un magnífico guantelete del siglo XIV en Suiza

Leer artículo

Inspirado en los gladiadores

El protector de brazo recién restaurado se extiende a lo largo del hombro y termina en un fino cuadrado de metal que protegía la mano de su portador. Según los investigadores, este diseño podría haberse inspirado en el equipo defensivo que utilizaban los gladiadores cuando saltaban a la arena.

Pero no fue fácil para los investigadores llegar a la conclusión de que aquellas piezas de latón formaban parte de un protector de brazo. De hecho, antes de ello, los expertos especularon con que podría tratarse de las piezas una coraza o de los protectores que usaban los jinetes de caballería. 

El protector de brazo recién restaurado se extiende a lo largo del hombro y termina en un fino cuadrado de metal que protegía la mano de su portador.

Imagen del protector de brazo de época romana una vez culminado el proceso de restauración. 

Imagen del protector de brazo de época romana una vez culminado el proceso de restauración. 

Imagen del protector de brazo de época romana una vez culminado el proceso de restauración. 

Duncan McGlynn / National Museums of Scotland

Por su parte, Richard Abdy, restaurador de monedas romanas y de la Edad de Hierro del Museo Británico, ha mostrado su satisfacción sobre la participación de esta increíble pieza en la muestra: "Es un espléndido privilegio estrenar el manguito acorazado de los Museos Nacionales de Escocia para la exposición del Museo Británico. El guardabrazo flexible es una pieza icónica del equipo de lucha de los gladiadores romanos, por lo que es inusual verlo también como protección del brazo que blande la espada en los soldados romanos", concluye el experto.