La historia en imágenes

El asesinato de JFK, los últimos momentos del presidente Kennedy

Se había convertido en el presidente más joven de los Estados Unidos, y sin embargo pasó a la historia por otro trágico motivo. El 22 de noviembre de 1963 y después de dos años en el cargo, John Fitzgerald Kennedy recorría las calles de Dallas acompañado de su esposa cuando recibió dos disparos que acabaron con su vida casi en el acto. Estas imágenes recuerdan cómo ocurrió uno de los magnicidios más famosos de la historia.

1 /9
baño multitudes

Foto: Cordon Press

1 / 9

El último discurso

En noviembre de 1963, John Fitzgerald Kennedy llevaba casi dos años ejerciendo como presidente de los Estados Unidos. Su victoria en las elecciones de 1959 frente a Nixon y su posterior proclamación en enero de 1960 le convirtieron en uno de los presidentes más populares de la historia en parte gracias a su amplia presencia en la televisión. A esas alturas de su mandato, parte de su agenda de actos ya estaba encaminada a renovar el triunfo en la próxima reelección. La gira prevista para ese otoño en Texas también perseguía ese objetivo. Aquel lluvioso 22 de noviembre, el presidente y la primera dama amanecieron en la ciudad de Fort Worth, donde fueron recibidos por una multitud y donde él pronunció el que sería su último discurso

airoport baixant avio

Foto: Cordon Press

2 / 9

Imágenes para la memoria

Siguiendo el programa de la gira tejana, John F. Kennedy y su esposa Jackeline embarcaron en un avión que, tras un brevísimo trayecto de 13 minutos, les trasladó hasta Dallas. A pesar de que Texas ha sido tradicionalmente un bastión republicano, la pareja presidencial gozó de calurosas bienvenidas tanto en Fort Worth como en Dallas. A las 11.45h descendieron del avión en el aeropuerto de Love Field. Poco después aterrizaron en el mismo aeropuerto el vicepresidente Lyndon B. Johnson y su esposa. Estas célebres imágenes en color, donde se puede ver a Jackie Kennedy con su icónico vestido rosa de Channel que llevó durante todo el día, contribuyeron a fijar para siempre en la memoria colectiva los momentos previos a la tragedia.

limusina color cordon documental

Foto: Cordon Press

3 / 9

Hacia el centro de la ciudad

Tras el descenso del avión, J. F. Kennedy y su esposa subieron a la parte trasera de un Lincoln X-100. En la parte delantera, viajaban un agente-conductor y otro agente de la seguridad del presidente, y en la parte trasera les acompañaban el gobernador de Texas John B. Connally Jr., y su esposa. La comitiva presidencial abandonó el aeropuerto a las 11.52h con destino al centro de Dallas. A pesar de la previsión de lluvia, se decidió retirar la capota acristalada del coche que, aunque no era a prueba de balas, quién sabe si podría haber influido de alguna manera en la trayectoria de los proyectiles. 

limusina recorregut cordon

Foto: Cordon Press

4 / 9

Con su mejor sonrisa

Durante todo el trayecto, ambas parejas mostraron su mejor sonrisa respondiendo a las muestras de afecto de la enorme multitud que flanqueaba todo el recorrido. En más de una ocasión, los vehículos se detuvieron para que el presidente saludara a la gente. En el primer plano de esta imagen, se puede ver a Jackie Kennedy y a Idanell "Nellie", Brill, la esposa del gobernador tejano. El destino final de la caravana era el Trade Mart, donde se celebraba un almuerzo y Kennedy tenía previsto dar un discurso. 

AP 6311220385

Foto: AP images

5 / 9

Han disparado al presidente

Después de recorrer Main Street, la comitiva se disponía a rodear Dealey Plaza, el lugar donde se encuentra todavía hoy el Depósito de libros escolares de Dallas, el edificio desde donde se efectuaron los disparos mortales. Al avanzar por la calle Elm, el Depósito quedó a espaldas de la caravana y, desplazándose a 20 km/h y sin capota que obstaculizara la visibilidad, el presidente John Fitzgerald Kennedy se convirtió en un blanco fácil para el francotirador. A las 12.30h del mediodía, cuando el primer disparo impactó en el cuello de su esposo, Jackeline se dio la vuelta para mirarle y presenciar como justo delante de sus ojos un segundo disparo le perforaba la cabeza. La primera dama le rodeó con sus brazos y gritó '¡han disparado a mi esposo!'. 

post tret jackie darrera moguda cordon

Foto: Cordon Press

6 / 9

'Un pedazo de cráneo'

Cuando los pasajeros del coche que trasladaba al presidente se percataron de lo que acababa de ocurrir, la confusión y el caos se apoderaron de la situación. En esta imagen se puede ver a la primera dama subida sobre el maletero del vehículo y tratando de desplazarse a gatas hacia la parte trasera para, según explicó más tarde, recuperar un pedazo del cráneo de su esposo que había salido volando tras el impacto de la bala. En el asiento, se puede ver el cuerpo del presidente recostado hacia un lado, posiblemente ya sin vida. Al mismo tiempo, un miembro del equipo de seguridad del presidente alcanzaba el coche y el chófer aumentaba la velocidad para poner a resguardo el resto de pasajeros. 

AP 17268753182128

Foto: Cordon Press

7 / 9

Ponerse a salvo

Desafortunadamente, los disparos magnicidas también alcanzaron al gobernador Connelly, provocándole heridas de gravedad —aunque terminaría sobreviviendo—, mientras que por suerte las dos mujeres salieron ilesas del ataque. El agente de seguridad Clinton J. Hill saltó sobre el coche para colocar su cuerpo cubriendo a los pasajeros protegiéndoles por la espalda, desde donde parecía que las víctimas habían recibido los disparos. Inmediatamente, el vehículo se dirigió hacia el hospital más cercano, el Parkland Memorial Hospital, a menos de 10 minutos del lugar. 

AP 17325816500889

Foto: Cordon Press

8 / 9

Un nuevo presidente

Siete minutos después el Lincoln X-100 llegó al hospital, donde los médicos no pudieron hacer nada más que confirmar los peores presagios: acababan de matar al presidente de los Estados Unidos. Acto seguido y a toda prisa, empezaron todos los preparativos para el traslado del cuerpo de J. F. Kennedy hacia Washington, donde se le practicó la autopsia y donde se debía celebrar el funeral de estado. Apenas una hora y media después del fallecimiento, el Air Force One despegaba de nuevo del aeropuerto de Dallas. En su interior, tuvo lugar el improvisado juramento oficial del cargo del nuevo presidente, Lyndon B. Johnson, a quien se puede ver en esta imagen junto a la viuda del ya expresidente, todavía aturdida, con el vestido manchado de sangre y en evidente estado de shock

oswald disparo asesinato

Foto: Cordon Press

9 / 9

Ojo por ojo

El asesinato de Kennedy es uno de los atentados que más teorías de conspiración ha suscitado en la historia de los EE.UU. Pocas horas después del magnicidio, Lee Harvey Oswald fue detenido como principal sospechoso, pero nunca pudo enfrentar el juicio. Como muestra esta fotografía ganadora de un Pulitzer, el joven exmarine fue asesinado a su vez tan solo dos días después del ataque mortal al presidente a manos de Jack Ruby, un empresario a quien se le descubrieron vínculos con la mafia. Hasta el momento de su muerte, Oswald se declaró completamente inocente. Por su parte, Ruby siempre afirmó haber actuado en solitario y solo con la intención de restituir el honor de la ciudad de Dallas. La polémica estaba servida.