Arqueología en Asia Menor

Arslantepe, un asentamiento de más de 7.000 años en Turquía

Este yacimiento situado al sureste de Turquía está siendo excavado por arqueólogos italianos desde la década de 1960. Desde entonces han salido a la luz, entre otros importantes hallazgos, un gran complejo palacial y 5.000 impresiones de sellos. La última campaña de excavaciones llevada a cabo este verano ha sido asimismo muy fructífera, ya que se han exhumado más de veinte tumbas y seis viviendas de 5.500 años de antigüedad.

Panorámica del yacimiento de Arslantepe, en el sureste de Turquía.

Panorámica del yacimiento de Arslantepe, en el sureste de Turquía. Foto: MAIAO (Roberto Ceccacci)

En la llanura de Malatya, en el sureste de Turquía, y a unos quince kilómetros del río Éufrates, se alza el yacimiento de Arslantepe (Monte del León en turco), también conocido como Melid. Este lugar, un montículo (tepe en turco significa montículo) de treinta metros de alto que domina la llanura circundante, algunos de cuyos restos tienen una antigüedad de aproximadamente 8.000 años, está formado por una serie de asentamientos que se sucedieron en el lugar durante milenios (y que estuvieron bajo la influencia de las diversas civilizaciones que ocuparon la región, como los hurritas y los hititas). Su ocupación se extiende hasta el período romano tardío (siglos V y VI d.C), y en época bizantina se usó como necrópolis. Este importante yacimiento arqueológico ha pasado este mes de julio a formar parte de la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco.

Décadas de excavaciones

El montículo de Arslantepe, que lleva siendo objeto de estudio por parte de arqueólogos italianos desde hace más de 60 años, fue excavado por primera vez por el arqueólogo francés Louis Delaporte entre 1932 y 1939. Las excavaciones italianas comenzaron en el lugar en 1961 bajo la dirección de los arqueólogos Piero Meriggi y Salvatore M. Puglisi, y se prolongaron hasta 1968. En la década de 1970, Alba Palmieri, de la Universidad de La Sapienza, en Roma tomó las riendas de los trabajos, hasta la llegada de Marcella Frangipane, que ha dirigido las excavaciones en el yacimiento durante más de treinta años, con el apoyo de las autoridades culturales del país.

Durante todo este tiempo se han descubierto en Arslantepe más de 5.000 impresiones de sellos en el emplazamiento de un gran complejo palacial, datado en el IV milenio a.C., que también contuvo en su día templos y almacenes. Lo curioso, según la arqueóloga, es que solo se han hallado las impresiones, pero no los sellos, aunque según estas impresiones al parecer existieron sellos de piedra, metal y madera. En cuanto a los motivos, "encontramos sellos con leones, serpientes y figuras humanas. Hay diferentes patrones. Estamos examinando que objetos sellaron con ellos: jarrones, bolsas, cestas, puertas...", comenta Frangipane, que considera el estudio de estas impresiones muy importante para entender los orígenes de la administración y la burocracia estatales, y la transición de una estructura social igualitaria a una jerárquica. Recientemente ha publicado el resultado de sus investigaciones en un libro.

Frangipane considera que el estudio de las impresiones de sellos descubiertas en Arslantepe es muy importante para entender los orígenes de la administración y la burocracia estatales, y la transición de una estructura social igualitaria a una jerárquica.

Restos de pinturas murales en un pasadizo, en Arslantepe.

Foto: MAIAO (Roberto Ceccacci)

Vista de los sectores públicos del palacio de Arslantepe.

Foto: MAIAO (Roberto Ceccacci)

El yacimiento de Arslantepe ha deparado asimismo otro tipo de hallazgos. En las excavaciones llevadas a cabo en la década de 1980 se localizaron una serie de espadas y dagas forjadas con una aleación de arsénico-cobre y con una longitud de 45 a 60 centímetros, de unos cinco mil años de antigüedad y que se consideran las espadas más antiguas del mundo.

Espadas localizadas en el palacio de Arslantepe.

Foto: MAIAO (Roberto Ceccacci)

Tumbas y casas de más de cinco mil años

Pero no sólo se han descubierto impresiones de sellos y espadas en Arslantepe. En los últimos años en el yacimiento se han exhumado un sistema de drenaje, numerosas esculturas de leones y la representación de un monarca. Y no son estos los últimos hallazgos. La actual directora de las excavaciones, la arqueóloga Francesca Balossi Restelli, ha anunciado nuevos e importantes descubrimientos en el yacimiento durante la campaña de excavaciones que se ha llevado a cabo este verano, y que concretamente se inició el 10 de agosto. Durante este tiempo han salido a la luz más de veinte tumbas de unos mil años de antigüedad, además de los vestigios de unas seis casas mucho más antiguas, datadas entre 3700-3600 a.C.

Durante las últimas excavaciones han salido a la luz más de veinte tumbas de unos mil años de antigüedad, además de los vestigios de unas seis casas mucho más antiguas, datadas entre 3700-3600 a.C.

Uno de los enterramientos descubiertos en Arslantepe durante la última campaña de excavaciones.

Foto: DHA

"Queremos entender la historia de este yacimiento antes de que se construyera el complejo palacial. Queremos comprender asimismo cómo nació la administración y el sistema estatal", afirma Balossi Restelli, que cree que la excavación del interior de estas viviendas deparará hallazgos muy interesantes. Asimismo, la arqueóloga está convencida de que en el futuro las excavaciones en Arslantepe van a deparar muchos más descubrimientos importantes que ayudarán a los investigadores a comprender mucho mejor el devenir de este milenario asentamiento.

Para saber más

Jiroft, la civilización perdida de la Edad de Bronce

Jiroft, la civilización perdida de la Edad de Bronce

Leer artículo

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!