Antiguo Egipto

Analizan el feto de una momia egipcia embarazada

Los invetigadores del Proyecto Momia de Varsovia han estudiado el feto de la momia de una mujer que se conserva en los fondos del Museo Nacional de la capital polaca, y han descubierto que debido al proceso de putrefacción y después de la momificación de esta mujer, el feto empezó a "escabecharse" en su interior y después a secarse, convirtiéndose en una momia dentro de otra momia.

La Dama Misteriosa, la primera momia egipcia embarazada de la que se tiene constancia.

La Dama Misteriosa, la primera momia egipcia embarazada de la que se tiene constancia.

Foto: Aleksander Leydo / Warsaw Mummy Project

En abril de 2021, el equipo del Proyecto Momia de Varsovia (Warsaw Mummy Project), impulsado por la Academia de Ciencias de Varsovia y cuyo objetivo es el estudio de antiguas momias egipcias, publicó un artículo que reveló el primer caso conocido de una momia del antiguo Egipto embarazada. Hace años se pensó que esta momia, que se conserva en el Museo Nacional de Varsovia, era la de un sacerdote llamado Hor-Djehuty, hasta que en 2016 se descubrió que, en realidad, se trataba de una mujer. Bautizada con el nombre de la Dama Misteriosa por su enigmático origen, un examen más detallado de la momia, con imágenes tomográficas, reveló que esta mujer, que vivió en el siglo I a.C., tenía entre 20 y 30 años cuando murió y, lo más sorprendente de todo, se hallaba en la semana 26 a 30 de su embarazo.

Una momia dentro de otra momia

En un nuevo estudio que acaba de publicarse en Journal of Archaeological Science, la antropóloga Marzena Ozarek-Szilke y el arqueólogo Wojciech Ejsmond Ożarek-Szilke, directores del proyecto, han explicado que cuando la mujer murió, el feto todavía se encontraba en el útero y, básicamente, comenzó a "escabecharse" en un ambiente ácido. El ácido fórmico y otros compuestos (que se forman en el útero después de la muerte debido a diversos procesos químicos relacionados con la descomposición) cambiaron el pH del interior del cuerpo de la Dama Misteriosa produciendo ese entorno ácido. Después, el proceso de putrefacción se detuvo a raíz de la momificación de la mujer con natrón, un carbonato sódico que secó su cuerpo y, en consecuencia, el feto que portaba en su interior. "El feto se convirtió en una momia dentro de una momia. Es la primera vez que tenemos dos tipos diferentes de momificación en un mismo cuerpo", ha apuntado Ozarek-Szilke.

Imagen tridimensional del feto de la momia del Museo de Varsovia.

Foto: Warsaw Mummy Project Facebook

Imagen del feto en el interior de la momia de la Dama Misteriosa.

Foto: Warsaw Mummy Project Facebook

El proceso de putrefacción de la Dama Misteriosa se detuvo a raíz de la momificación de la mujer con natrón, que secó su cuerpo y, en consecuencia, el feto que portaba en su interior.

Así, primero el ambiente ácido provocó la lixiviación (disolución) de minerales en los huesos del feto, que durante el proceso de momificación de la mujer comenzaron a secarse y mineralizarse. Los investigadores cuentan que, desde un punto de vista químico, el proceso de momificación egipcio es un proceso de mineralización de los tejidos, que pueden sobrevivir durante milenios. Según Ożarek-Szilke, "estos dos procesos nos explican por qué apenas se aprecian los huesos del feto en las tomografías computarizadas. Puedes ver, por ejemplo, las manos o un pie, pero no se trata de huesos, sino de tejidos secos. El cráneo, que se desarrolla más rápido y es el más mineralizado, se ha conservado parcialmente". De hecho, los investigadores explican que precisamente tardaron en detectar el feto en el interior del cuerpo de la mujer porqué apenas había rastro de huesos.

Vista de los restos del feto durante el análisis de la momia de la mujer.

Foto: Warsaw Mummy Project Facebook

¿Un sentido religioso?

Pero quedan varios misterios en el aire. ¿Existen más momias embarazadas en las que el feto no ha podido ser detectado en otras colecciones? Los investigadores creen que es muy probable debido a las dificultades que implica su identificación. Es muy probable que en otras momias egipcias, el feto se "disolviera" y por eso los investigadores no hayan podido localizar ninguno. "Teniendo en cuenta nuestros hallazgos, es solo cuestión de tiempo que se descubran las próximas mujeres embarazadas momificadas", afirma convencida Ożarek-Szilke.

Los investigadores están convencidos de que entre las momias que guardan los museos del mundo se esconden algunas que estaban embarazadas. Según Ożarek-Szilke es cuestión de tiempo que se descubran.

Y en cuanto a la Dama Misteriosa ¿por qué dejaron los antiguos embalsamadores el feto dentro de su cuerpo? Ejsmond explica que el equipo investigador trabaja en dos teorías. Una de ellas sugiere que tal vez, simplemente, durante el proceso de momificación se optara por no extraerlo debido a las dificultades que implicaría sacarlo sin dañar el cuerpo de la mujer. La segunda hipótesis, más compleja, es que tras ello se oculte algún propósito religioso vinculado a las creencias de los antiguos egipcios sobre la supervivencia del alma del difunto y la vida ultraterrena. Un reto para los arqueólogos y un misterio muy difícil de resolver.

Para saber más

Descubren la primera momia egipcia embarazada

Descubren la primera momia egipcia embarazada

Leer artículo

  • ¿Te gusta la historia? ¿Eres un amante de la fotografía? ¿Quieres estar al día de los últimos avances científicos? ¿Te encanta viajar? ¡Apúntate gratis a nuestras newsletter National Geographic!