Más allá del relato de Disney

6 datos reales de Aladino que tal vez no conozcas (o sí)

La versión original del cuento oriental dista mucho del relato simplificado y edulcorado que ha llegado hasta nosotros a través del cine y la literatura moderna

La historia de Aladino y la lámpara maravillosa es sin duda uno de los relatos más conocidos de la literatura oriental. Pero la película animada de Disney estrenada en 1992 y el remake con actores de carne y hueso estrenada recientemente han contribuido a oscurecer detalles de la narración original y han modificado la historia hasta el punto de convertirla en un cuento sustancialmente diferente del que llegó a Europa allá por el siglo XVIII. Aquí van algunos detalles habitualmente  desconocidos de la obra original. 

1 / 6

Foto: CC

1 / 6

La historia es un cuento de Las mil y una Noches...

Aladino y la lámpara maravillosa pertenece a Las mil y una noches, una célebre recopilación medieval en lengua árabe de cuentos tradicionales recogidos por escrito a partir del siglo IX. El título pretendía, en principio, indicar que se trataba de un gran número de historias hiladas a través del relato de Sherazade, la esposa del sultán que deja incompleta una historia al alba para reanudarla a la noche siguiente. Los relatos fueron añadiéndose a lo largo de los siglos hasta hacer coincidir el número de noches con el título. El rango geográfico de las historias es muy amplio y abarca tradiciones orales de la India y de China hasta Egipto o Turquía. La primera versión europea, del francés Antoine Galland, en el siglo XVIII, se hizo a partir de la traducción de un manuscrito sirio de cuatro volúmenes y fue un éxito de ventas inmediato.

Foto: Cordon Press

2 / 6

Pero el relato fue añadido en Francia

Los cuentos de Las mil y una noches fueron agregados de manera desordenada a la compilación árabe entre los siglos IX y XVI. El número y los títulos integrados en cada versión varía mucho según la recopilación que se consulte. Pero los relatos más conocidos en occidente, Simbad el marino, Alí Babá y los cuarenta ladrones o Aladino y la lámpara maravillosa, son adiciones mucho más recientes al corpus original. Aladino, concretamente, no aparecía en ninguna versión hasta que Galland la incluyó en su edición. Al parecer, el traductor conoció la historia a través de un cristiano sirio, que le explicó éste y quince cuentos más (entre ellos también el de Alí Babá), que el francés incorporó al último volumen de su edición.

Foto: Age Fotostock

3 / 6

Aladino era de China

En el relato clásico podemos leer que "en una ciudad entre las ciudades de la China" había un sastre pobre cuyo hijo Aladino, "era un niño mal educado y que desde su infancia resultó un galopín muy enfadoso", según la deliciosa traducción clásica al castellano realizada por Vicente Blasco Ibáñez. El joven era un verdadero tarambana que, literalmente, mató a disgustos a su padre porque no quería atender la sastrería familiar y se dedicaba a vagabundear por las calles y zocos de su barrio acompañado de los "pillastres" de su especie.

Foto: Age Fotostock

4 / 6

Vive con su madre y su nombre significa "Gloria de Alá"

Si bien el relato explica que se quedó sin padre siendo adolescente, Aladino no estaba sólo: tenía una madre que lo quería tanto que le perdonaba su disoluta vida. Nunca le faltaba un plato de comida en la mesa porque ella, sacrificada como sólo puede serlo una madre, trabajaba día y noche para ganar los pocos dinares que su hijo gastaba de manera inconsciente. A pesar de ser un crápula, Aladino tenía un piadoso nombre: según el propio cuento deriva en árabe Alá al-Din, Altura o Gloria de Alá.

Foto: Istock

5 / 6

No tiene un genio a su servicio, sino dos

Y no sólo eso, tampoco tiene límites de deseos que puede pedir. El primer genio que aparece en el cuento original es un espíritu "semejante a un negro embetunado, con una cabeza como un caldero, y una cara espantosa, y unos ojos rojos, enormes y llameantes" y sale de un anillo. El segundo es propiamente el genio de la lámpara del título, tan feo que cuando lo vio, la madre de Aladino no pudo soportar tener a la vista "una cara tan repulsiva y espantosa como aquella, y cayó desmayada". Y ninguno tenía la piel azul.

Foto: CC

6 / 6

Aladino debe combatir contra tres villanos

La pobre Sherazade debe alargar como sea la narración para no perder la vida. Así se entiende que la historia de Aladino sea muy larga y que la versión que ha llegado hasta nosotros esté muy simplificada. En el relato original, el protagonista se enfrenta a tres enemigos. El primero, un malvado mago magrebí que lo engaña para que vaya a buscar una lámpara de aceite y se la entregue. Pero Aladino se queda con ella, con un anillo y, lo más importante, con los genios que contienen ambos objetos. Gracias a ellos, consigue casarse con la hija del sultán imponiéndose al hijo de su segundo adversario, el gran visir. Después de unos años de felicidad conyugal, otra vez debe enfrentarse a su primer rival, que regresa para apoderarse de la lámpara pero acaba muriendo víctima del ingenio (y los genios) de Aladino. Por último el hermano del taimado brujo africano fallecido se traslada hasta China para obtener venganza, pero también acaba siendo víctima de Aladino y sus mágicos siervos. Por fin, el futuro sultán y su esposa pueden vivir felices gobernando su reino con rectitud.

Para saber más

album les03060157

Historia

La elaboración de la seda en la antigua China

Estas pinturas muestran a un grupo de damas chinas de alto rango ocupadas en la elaboración de delicados tejidos de seda, en el siglo VIII d.C.

Leer artículo

Temas Relacionados

Edad Media

Compártelo