Época oscura

536, el peor año de la historia

Erupciones volcánicas, años de invierno perpetuo y grandes conflictos propiciados por las hambrunas produjeron que la década de 530 fuera la más oscura de la historia, aunque sus ciudadanos no fueran conscientes de ello.

"El triunfo de la muerte", de Pieter Brueghel el Viejo.

"El triunfo de la muerte", de Pieter Brueghel el Viejo.

Foto: CC

Sin quitarle importancia a los problemas reales de la actualidad, siempre ha convenido poner las malas épocas en perspectiva. 2020, 2021 y quizás ahora 2022 han sido todos malos, pero no han sido años peores que, por ejemplo, 1347, cuando la Peste Negra comenzó su larga marcha por Eurasia. 1816 fue el “año sin verano” y 1914 tampoco se quedó atrás, cuando el asesinato de un oscuro archiduque de los Habsburgo precipitó no uno, sino dos conflictos mundiales, uno de los cuales provocó millones de muertes en el genocidio más horrible de la humanidad.

Ha habido muchos otros años y décadas malos. En la década de 1330, la hambruna hizo estragos en la China de Yuan. En la década de 1590, una hambruna similar devastó Europa, y en la década de 1490la viruela y la gripe empezaron a abrirse camino entre las poblaciones indígenas de América (recíprocamente, la sífilis hizo lo mismo entre los habitantes del Viejo Mundo).

La vida ha sido a menudo “desagradable, brutal y corta”, como observó el filósofo político y cínico Thomas Hobbes en su Leviatán de 1651. Sin embargo, los historiadores, incluso ahora, señalan a veces un año concreto como peor que los demás. Perp puede haber habido un momento dentro de la memoria histórica que realmente fue la peor hora para estar vivo.

Inspirada en la Peste Negra, la Danza de la Muerte, una alegoría sobre la universalidad de la muerte, fue un motivo pictórico común en el periodo medieval tardío.

Inspirada en la Peste Negra, la Danza de la Muerte, una alegoría sobre la universalidad de la muerte, fue un motivo pictórico común en el periodo medieval tardío.

Foto: CC

536: ¿el peor año de la historia?

536 es el actual candidato de consenso para el peor año de la historia de la humanidad. Una erupción volcánica, o posiblemente más de una, en algún lugar del hemisferio norte parece haber sido el desencadenante. Dondequiera que fuera, la erupción precipitó un “invierno volcánico” de una década de duración, en el que China sufrió nieves estivales y las temperaturas medias en Europa descendieron 2,5℃. Los cultivos no prosperaron. La gente pasó hambre. Y se alzaron en armas unos contra otros.

En 541 la peste bubónica llegó desde Egipto y consiguió matar a un tercio de la población del imperio bizantino. Incluso en el lejano Perú, las sequías afectaron a la hasta entonces floreciente cultura Moche.

El aumento de la capa de hielo del océano (un efecto de retroalimentación del invierno volcánico) y un intenso mínimo solar (el período regular que presenta la menor actividad en el ciclo solar de 11 años del Sol) en el año 600 aseguraron que el enfriamiento global continuara durante más de un siglo. Muchas de las sociedades que vivían en el año 530 simplemente no pudieron sobrevivir a los estragos que se desencadenaron las décadas siguientes.

La nueva “ciencia” de la historia del clima

Los historiadores se interesan ahora especialmente por temas como este porque se puede colaborar con los científicos para reconstruir el pasado de formas nuevas y sorprendentes.

Solo una parte de lo que creemos saber sobre lo que ocurrió en ese periodo tan turbio procede de las fuentes escritas tradicionales. Hay algunas para el año 536: el historiador bizantino Procopio escribió ese año que “se ha producido un presagio muy temible”, y el senador romano Casiodoro señaló en el año 538:

[…] el sol parece haber perdido su luz habitual y tiene un color azulado. Nos maravilla no ver las sombras de nuestros cuerpos al mediodía y sentir que el poderoso vigor de su calor se ha debilitado.

Sin embargo, los verdaderos avances en la comprensión histórica de este “peor año de la historia” están surgiendo gracias a la aplicación de técnicas tan avanzadas como la dendroclimatología y el análisis de núcleos de hielo.

El dendroclimatólogo Ulf Büntgen detectó pruebas de un grupo de erupciones volcánicas en 536, 540 y 547 en los patrones de crecimiento de los anillos de los árboles. Asimismo, el análisis ultrapreciso de un glaciar suizo realizado por el arqueólogo Michael McCormick y el glaciólogo Paul Mayewski ha sido clave para comprender la gravedad del cambio climático del año 536.

Este tipo de análisis se considera ahora un recurso importante, incluso esencial, en la caja de herramientas metodológicas de los historiadores, especialmente para analizar periodos en los que no se conservan muchos registros.

Historiadores como Kyle Harper, Jared Diamond y Geoffrey Parker utilizan los avances en este campo en expansión para construir relatos revisionistas completos sobre el ascenso y la caída de determinadas sociedades. Para ellos, las condiciones de nuestro planeta son mucho más significativas en el impulso de nuestra historia de lo que habíamos considerado.

Cómo hacer frente a la adversidad

Pero, ¿cómo se vivió un acontecimiento que cambió el clima como el que comenzó en el año 536? Es una pregunta que los historiadores siguen considerando a medida que se revisan las fuentes.

La mayoría de los que vivían en el año 536 probablemente no sabían que lo tenían tan mal. Como historiadores, se suele tender a confiar demasiado en fragmentos anecdóticos cargados de fatalidad, como las citas de Procopio y Casiodoro.

Sin embargo, al igual que en el síndrome de la rana hervida, el ciudadano medio de la época puede que solo se diera cuenta poco a poco de lo sombrías que se estaban volviendo las condiciones de su mundo. De hecho, el peor momento no fue en el año 536, sino algún tiempo después, cuando los efectos de las plagas y las sequías, el frío y las hambrunas se hicieron sentir de verdad.

Para saber más

Higiene en el Siglo de Oro: el ejemplo de Don Quijote

Higiene en el Siglo de Oro: el ejemplo de Don Quijote

Leer artículo

*Miles Pattenden es investigador del Instituto de Religión, Género e Investigación de la Historia Femenina en la Australian Catholic University. Este artículo se publicó originalmente en The Conversation y se publica aquí bajo una licencia de Creative Commons.