El espíritu de Charles Lindberg

image005
image005

Foto: Cordon Press

Posando con una mirada de determinación junto al aeroplano bautizado como Spirit of St. Louis (Espíritu de San Luis), el piloto Charles Lindberg se muestra orgulloso después de haber realizado una gesta que imprimiría su nombre para siempre en la historia de la aeronáutica. El 20 de mayo de 1927, tras haber despegado del aeródromo de Long Island, Nueva York, realizó un vuelo de más de 33 horas para aterrizar en el aeropuerto de Le Bourget, cerca de París, y convertirse en la primera persona que cruzaba el océano Atlántico en un vuelo sin paradas.

Compártelo